El Origen del camino de Santiago

peregrino

EL ORIGEN DEL CAMINO DE SANTIAGO…

…tal como hoy en día lo conocemos, se remonta a tiempos remotos.

Según la versión oficial, el peregrinaje a Compostela se inicia cuando un asceta de nombre Pelayo, divisa en el año 813 unas luces desde el Pico Sacro (un monte sagrado próximo a Compostela). Un acontecimiento curioso, pues tras 8 siglos de cristianismo y siendo ya la religión oficial en Europa no hubiese nada escrito de que el Apóstol hubiese venido por Hispania y “casualmente” cuando toda la península estaba casi conquistada por los “infieles” aparecieran sus restos.

Si hacemos algo de historia y nos remontamos unos siglos atrás encontramos referencias al Camino en la Mitología griega y ya Aristóteles escribiría en Noticias Maravillosas, sobre la existencia de una senda que discurría desde Italia a la península. Lo llamó…

¡El camino Heracleo!

En este MITO se narra como el héroe Hércules peregrina buscando las manzanas de oro, ubicadas en el jardín de las Hespérides. Hércules siguió una senda estelar trazada por la Vía Láctea para realizar varios de sus trabajos INICIÁTICOS (hay que recordar que la Vía Láctea ya es relacionada muchas veces con el camino) Y más tarde regresa para acabar su encargo, combatiendo contra el rey Gerión, al que da muerte en un zona frente al Atlántico, en un lugar conocido actualmente como A Coruña, cerca de Compostela.

Pero incluso antes que los griegos encontramos la existencia de leyendas celtas que nos hablan de un Camino Iniciático que algunos denominan el…

¡Camino de los Gansos Salvajes!

Leyendas como la de Tir na nÓg (la Isla de la Eterna Juventud), el paraíso de los pueblos celtas, era una isla en medio del océano Atlántico, en la cual los fallecidos seguían viviendo eternamente. Las almas viajaban allí en forma de estrellas fugaces, siguiendo el camino de la Vía Láctea. La mitología celta también nos refiere a un dios de nombre Lugh que se desdobló y creó a su hermana… ¡Lusiana!

Lugh era el dios celeste de la luz y su hermana Lusiana, la diosa terrestre cuyo elemento era el agua. El animal que representaba a esta Diosa era el ánade, también conocido como oca, poseedora de atributos terrestres, anfibios y celestes, puesto que también vuelan. No es casual, que en la actualidad encontramos abundantes ejemplos de topónimos referentes a oca, el Ganso, Montes de Oca y otros muchos nombres en el Camino de Santiago que parecen ser vestigios del camino anterior de las ocas.

peregrino

Otra posibilidad pudiera ser que en antiguas culturas europeas y a modo de ruta iniciática, este camino fuese una prueba de madurez como desafío para llegar al conocimiento personal similar al que podemos encontrar en otras culturas ancestrales.

Si algo sabemos del camino es que encontramos multitud de teorías y diversidad de opiniones. En la nuestra está la creencia de que el Camino de Santiago que hoy conocemos es la adopción de ritos antiguos transformados por la cristianización. Nuestra intención es tener en cuenta todas las teorías para que cada cual y con toda la información a su alcance pueda tener su propia opinión siguiendo su camino y sobre todo el de su corazón. Para nosotr@s lo más importante no es que el camino sea cristiano, celta, pagano o como le queramos llamar, sino que esperamos que tu Kamino Retorno, te lleve a lo más sagrado de la vida, a reencontrarte…

¡Contigo mism@!

Publicación de KAMINO DE RETORNO

Deja tu comentario